Mostrando las entradas con la etiqueta INEE. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta INEE. Mostrar todas las entradas

12 de marzo de 2014

El INEE forma Comité Externo de apoyo al Consejo Social Consultivo

Por: Cecilia Higuera.

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) dio a conocer los nombres de los integrantes del Comité Externo de Validación para Integrar el Consejo Social Consultivo de Evaluación de la Educación

El INEE, encabezado por su presidenta Sylvia Schmelkes del Valle, señaló que lo anterior se dio en cumplimiento de las atribuciones establecidas en la ley del INEE y de su estatuto orgánico, con lo que la junta de gobierno del referido instituto constituyó este miércoles la integración del Comité Externo de Validación.

El comité está integrado por cinco: Úrsula Zurita, Marisol Silva, Claudia Santizo, Edgar Corzo y Sylvia Ortega.

Úrsula Zurita Rivera, quien desde 2004 es profesora-investigadora de tiempo completo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede académica México.

Marisol Silva Laya, actualmente, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana y también se desempeña como docente, en esa y otras universidades, en los niveles de licenciatura, maestría y doctorado.

Claudia A. Santizo, quien desde 2007 pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, SNI, y al Consejo Mexicano de Investigación Educativa, COMIE y también desde ese año, se ha desempeñado como profesora-investigadora de Gestión y Política Pública en el Departamento de Estudios Institucionales (DEsIn) de la División de Ciencias Sociales y Humanidades en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Cuajimalpa.

Edgar Corzo Sosa, investigador titular “A” de tiempo completo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, institución que le reconoce con el PRIDE Nivel C. El Sistema Nacional de Investigadores le reconoce como Investigador Nacional Nivel 3. Áreas de Investigación: Derecho Constitucional, Derecho Procesal Líneas de Investigación: Derecho de Amparo, Derechos Humanos, Justicia Constitucional Poder Judicial.

Sylvia Ortega Salazar, quien fungió como directora general de Asuntos Internacionales y Becas en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), titular de la Administración Federal de Servicios Educativos en el DF y rectora de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), cargo que desempeñaba hasta antes de su actual designación.

Cabe recordar que el Consejo estará integrado por 11 miembros de pleno derecho, representantes de organizaciones de la sociedad civil con al menos dos años de actividad y con presencia reconocida en el ámbito nacional, regional o estatal, quienes deberán estar involucrados en temas relacionados con la formación académica.

El proceso de selección concluirá el 19 de marzo y la instalación formal del Consejo Consultivo de Evaluación de la Educación será el 28 del mismo mes.


*Publicado originalmente en La Crónica el 6 de marzo de 2014.

24 de noviembre de 2013

Mesa de análisis sobre el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación en su etapa autónoma

La presidenta del INEE Sylvia Schmelkes, comenzó puntualizando que en dicha mesa, harían una presentación general de cómo concebían a la Institución y cómo  a la evaluación.
La Dra. Bracho, abrió la mesa contextualizando el papel del “nuevo INEE” como órgano autónomo  en el marco de la Reforma Constitucional y legislativa. Para lo cual expuso que la idea fundamental de la Reforma Constitucional es: generar un mandato, generar tres sistemas y generar algunas mediadas para el sistema educativo.
En el caso del mandato constitucional, éste consta de 3 componentes sustantivos: la inclusión de la calidad de la educación en la concepción del derecho a la educación (entendida como un derecho de todos a una educación de calidad), el otorgamiento de autonomía constitucional al INEE y por último, la creación del desarrollo profesional  docente, como un  buen dato  de que el ingreso al servicio profesional docente será por concurso.
De la generación tres sistemas: un sistema Nacional de Evaluación para la evaluación de la educación, un servicio profesional docente y un sistema nacional de información para la gestión.
Destacó que la inclusión de la calidad y el otorgamiento de la autonomía constitucional al INEE, es una construcción intencionada sin precedentes,  una nueva institucionalidad que pone en el centro, la capacidad de cruzar el valor de lo que se ha alcanzado en materia educativa, así como lo que falta por alcanzar en términos de la nueva Constitución.
Expuso que esta reforma constitucional, cuenta con 3 leyes:  la ley del INEE, la ley general del servicio profesional docente y las reformas a ley general de educación.
Lo sustantivo en la ley del INEE, es que se crea el sistema nacional de evaluación educativa y se mandata a dicho instituto, a coordinarlo y se especifica la evaluación del Sistema Educativo Nacional, con una atribución del INEE y se mandata a expedir lineamientos de evaluación y emitir directrices sobre las acciones de política educativa.
La ley general del servicio profesional docente, lo regula y en particular el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia, y lo hace a través de la evaluación.
Se faculta o se posibilita, el tema de que en la formación docente, se incide en la formación inicial y la formación continua en el servicio.
Y por ultimo, se crea el órgano desconcentrado para el  funcionamiento del servicio profesional docente que es un órgano de la SEP.
En la reforma de la ley general, se crea el sistema de información y gestión, que es la revisión del modelo educativo, y se busca fortalecer el programa nacional de desarrollo profesional de los docentes.
Señala que la reforma tiene 2 pilares:
Uno de ellos es el servicio profesional docente, como un sistema nuevo y el otro, la evaluación en el centro de la reforma.
Respecto de la evaluación, la autonomía busca asegurar la producción y formación pertinente y confiable que se haya obtenido y analizado con criterios técnicos rigurosos, que puedan asegurar una difusión oportuna a la sociedad, y que sea capaz de detonar procesos de mejora continua para el sistema educativo. Lo que significa que reconoce a la evaluación, como un mecanismo para identificar problemas, alcances y para ordenar procesos de mejora, buscar políticas que estén sustentadas en evidencias claras y la necesidad de explicitar y clarificar los fines del sistema y todas las acciones publicas en educación, porque va a requerir de planeación explicita y clara sin la cual la evaluación no hace ningún sentido.
El otro punto por lo que señaló es importante reconocer la evaluación en el centro, es porque permite formular visiones a mediano y largo plazo para las acciones educativas publicas que vayan más allá de los simples periodos administrativos.
Explico que lo que hace el mandato constitucional del instituto a través del articulo tercero, es darle autonomía constitucional, lo cual es muy importante por que le da al instituto la característica de máxima autoridad en materia de evaluación educativa, lo mandata a emitir lineamientos para que las autoridades realicen sus evaluaciones, (es decir el instituto tiene que decir cómo deben ser,  con qué criterios con qué usos son pertinentes las evaluaciones), mandata al instituto a evaluar el sistema educativo nacional para poder emitir directrices y le faculta para emitir esas directrices de política, con base en los resultados de sus evaluaciones.
Menciona dos sentidos de la importancia de la normatividad en este nuevo órgano:  primero, la norma es un parámetro para realizar cualquier evaluación, donde evaluar significa comparar una observación, un registro, una medición contra un  parámetro, una norma, un criterio sobre el cual se esta evaluando, y la norma para la junta del INEE es ese criterio, que es el referente sustantivo para el trabajo del instituto, es el derecho a la educación con calidad para todos como el valor fundamental que esta expresado en la norma constitucional, todo esfuerzo de evaluación tiene que llevar a ese punto.
El segundo criterio es que el instituto tiene que definir, explicitar, comunicar, cuales son los lineamientos técnicos que puedan garantizar que las evaluaciones que organiza el propio instituto y las que realizan las autoridades, tanto federales como las estatales, se realicen conforme a criterios claros de validez, objetividad, de justicia y respeto a  los sujetos evaluados. 
Por otro lado, la consejera presidente Sylvia Schmelkes destacó la característica de que todos los miembros de la junta de gobierno del instituto, son también miembros del COMIE, lo que implica que se le está abriendo espacio a la investigación educativa en el diseño de lineamientos educativos y de políticas publicas.
La Mtra. Schmelkes, reflexionó sobre la necesidad de un instituto autónomo que valla más allá de un período administrativo y expuso, lo que llamó la carta de navegación del INEE.  Así la Evaluación educativa que plantean, tiene como propósito fundamental la mejora de tres problemas fundamentales en México: la falta de acceso a la educación, la falta de equidad en materia educativa, y la deficiente calidad y relevancia de los aprendizajes, aunque señaló que hay muchos otros problemas, pero estos son los tres fundamentales.
Entienden que la función más importante de la evaluación es la función formativa, que tiene la capacidad de retroalimentar a los sujetos y a los actores en la educación para que estas cosas puedan mejorar.
Manifiesta que como junta están convencidos de que la evaluación por si sola, no mejora la educación,  y que para que realmente la evaluación sirva como un instrumento de mejora, se requieren un conjunto de mediaciones de política educativa, entre las cuales las más importantes son: la formación de docentes y directivos, el mejoramiento de las condiciones de trabajo de los maestros, el mejoramiento de la infraestructura del lugar donde trabajan, el mejoramiento del equipamiento escolar, y con las necesarias condiciones del contexto que se sabe, influyen sobre estas tres cosas. La evaluación permite señalar las mediaciones de política, que son necesarias para mejorar a partir de los resultados de la evaluación.
Preciso que se evaluara el sistema educativo nacional. Este se coordina, a través de las evaluaciones que realizan las autoridades educativas, y el instituto realiza su propia evaluación del sistema educativo  nacional.
Por Sistema Educativo Nacional, están considerando fundamentalmente cinco componentes que se derivan de la reforma constitucional: el aprendizaje de los alumnos, el desempeño de docentes y directivos, el funcionamiento de instituciones educativas (predominantemente escuela y planteles), los programas educativos como son el currículo, materiales, programas compensatorios, etc.
Pero lo que es  totalmente novedoso para el INEE señala, son las políticas educativas, por ejemplo la política de financiamiento, la política de formación y actualización de docentes, la inclusión educativa, la política de educación intercultural, las cuales tienen que convertirse también en objeto de evaluación.
Los encargados de evaluar, son las instancias que forman parte del sistema educativo nacional que son las autoridades educativas federales y estatales y quizás en un futuro, también las municipales y obviamente el propio INEE, quien coordina el sistema de evaluación nacional y es la máxima  autoridad nacional en materia de evaluación.
El INEE llevará acabo evaluaciones e investigaciones evaluativas con base en muestras de los diferentes aspectos del sistema educativo nacional.
La evaluación con consecuencia, no la realiza el instituto aunque el sí emite los lineamientos para esa evaluación que tiene consecuencias sobre individuos. La evaluación que lleva a cabo el instituto entonces es sobre muestras y sobre estos diferentes aspectos del sistema.
Del INEE emanan lineamentos sobre la evaluación, que tienen que ver con la validez interna de la prueba, la validez de la aplicación de la prueba, la validez de uso o consecuencial, la ausencia del sesgo cultural, la ausencia de duplicidades en materia educativa, la tensión a aspectos no cubiertos en evaluación y, estos lineamentos son vinculantes, es decir deben seguirse obligatoriamente por los miembros del sistema educativo nacional.
El otro punto importante de la autonomía, es la atribución que tiene el instituto de emitir directrices de política educativa, y directrices basadas siempre en evidencias que emanan de las evaluaciones que realiza el propio instituto y el sistema nacional de evaluación. Estas directrices se hacen públicas.
Caracterizó y contrasto el tipo de evaluación que se hacía en el pasado y la que se hará ahora:
En el pasado, la evaluación que se ha hecho en México ha tenido como fin principal  la rendición de cuentas ó la premiación, que es lo mismo que el castigo. En México se ha utilizado muy poco la evaluación para mejorar la calidad y la equidad de la educación, ha tenido repercusiones negativas sobre la calidad y como consecuencia una tendencia a uniformar los contenidos educativos y es lo que ha generado rechazo y temor a la evaluación.
La nueva evaluación parte de que el concepto del derecho a la educación y el concepto del cumplimiento cabal, es el objetivo principal referente del INNE, así como 4 principios fundamentales respecto de la evaluación: el primero, la evaluación es formativa, es para mejorar, segundo, la evaluación persigue la equidad (entendida como la distribución de la calidad), el tercer principio, es el del reconocimiento de la diversidad del país y la necesidad de conocerla, tomarla en cuenta, valorarla y cuando se pueda, de atenderla y  el cuarto principio, es que buscan la participación de la sociedad y la participación del magisterio.
Para la junta de gobierno del INEE, la evaluación del desempeño docente no es lo único que se va a evaluar pero es lo que mas ha sonado. Es una ley general profesional docente, que regula el ingreso, la promoción y la permanencia.
Respecto a la evaluación de desempeño, tiene como propósito la profesionalización de los docentes y directivos.
La evaluación tiene que ser justa y por lo mismo, no puede besarse en una sola medida y mucho menos en una medida de aprendizaje de alumnos en pruebas estandarizadas. Valorar y evaluar  a un maestro en función del resultado del aprendizaje de sus alumnos, no es justo para los maestros puesto que el resultado del aprendizaje de los alumnos, depende de múltiples factores a parte del maestro. El instituto, entiende que el trabajo docente es complejo y lo concibe como una profesión compleja, por lo que la evaluación debe ser compleja e integral y tiene que incluir necesariamente una evaluación de sus condiciones de trabajo y tomar en cuenta el contexto.
Entienden la evaluación como un proceso, por lo que no es una sola evaluación, son varias a lo largo del desempeño y,  la primera es una evaluación de ubicación. Entre evaluación y evaluación, tienen que mediar procesos de acompañamiento, apoyo y formación de los docentes, en servicio en función de sus resultados en las evaluaciones, dando preferencia a los procesos más cercanos a la escuela y no sacando a los maestros para que valla tomar un curso a las universidades

Ante las inquietudes de los asistentes que plantearon numerosas preguntas y el poco tiempo con que se contaba para responderlas, la Mtra. Schmelkes comento que muy pronto en el portal de internet del INEE, se abrirá una sección de preguntas frecuentes en donde se podrán consultar las que no fueron respondidas en este encuentro.

* Originalmente presentado en el XII Congreso Nacional de Investigación Educativa. Guanajuato, Guanajuato (México). 21 de Noviembre de 2013. Foto: Educación Futura.

18 de septiembre de 2013

Ofrece especialista conferencia sobre evaluación educativa

Por Jesús López*

En el marco de la Cátedra Internacional de Políticas Públicas para el Desarrollo “Antonio Ortiz Mena”, la titular del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, INEE, Sylvia Schmelkes, ofreció la conferencia “Hacía una Nueva Evaluación Educativa en México”.
Dentro de su presentación, la especialista destacó que a pesar de los grandes esfuerzos por parte de las autoridades, se sigue presentando problemas de acceso a la educación.
Asimismo planteó que alrededor del 25 por ciento de los jóvenes que ingresan a la secundaria, no concluyen sus estudios por diversos factores, lo cual consideró lamentable.
Otro de los factores que subrayó traen repercusiones para mejorar el sector educativo, es lo referente a la inequidad de clases sociales, ya que por ese factor muchos jóvenes no tiene oportunidades de tomar clases.
El INEE tiene como tarea principal evaluar la calidad, el desempeño y los resultados del Sistema Educativo Nacional en la educación Preescolar, Primaria, Secundaria y Media Superior y además coordinará el nuevo Sistema Nacional de Evaluación Educativa.
La doctora Sylvia Schmelkes es socióloga y maestra en Investigación y Desarrollo Educativo por la Universidad Iberoamericana.

® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Entre Líneas.

10 de septiembre de 2013

Equidad en los resultados de la educación

Por Sylvia Schmelkes*

El libro El primer año universitario entre jóvenes provenientes de sectores de pobreza: un asunto de equidad es el informe de una investigación llevada a cabo por las autoras, bajo la convocatoria del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana. Forma parte de los estudios tendientes a constituir una línea de investigación sobre equidad en educación superior.

Se trata de un estudio por demás novedoso, original y, diría, necesario. Es un cuestionamiento a fondo de las políticas de equidad, en general –no sólo en educación superior– que consideran que basta con aumentar las oportunidades de acceso a la educación para que los sectores empobrecidos puedan acceder a un servicio antes negado. Y digo que esta tesis central del libro es aplicable a toda la educación, pues tenemos evidencia contundente de que, a pesar de los grandes avances logrados en la cobertura educativa de la educación en general y de la básica en particular, a partir del inicio de la expansión educativa en los años sesenta del siglo pasado, los resultados en permanencia, tránsito y, sobre todo, en aprendizajes reales guardan una estrecha correlación con los antecedentes socioeconómicos y étnicos de los alumnos.


Para visualizar completo el texto, recorre manualmente la visualización dando clic en el indicador que se ubica en la parte superior izquierda.

*Sylvia Schmelkes del Valle es Socióloga y Maestra en Investigación Educativa (Universidad Iberoamericana - Ciudad de México). Fue Directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la UIA de 2008 a 2013. Actualmente es Presidenta del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE).

19 de agosto de 2013

Las leyes secundarias buscan controlar al maestro y culparlo "del desastre educativo", dicen expertos

Por Laura Poy y Ariane Díaz* 

Especialistas en el tema alertaron que las iniciativas de leyes secundarias de la reforma educativa, presentadas el pasado miércoles a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, tienen como "claro objetivo establecer un férreo control del docente y ponerlo como único responsable del desastre educativo".
Investigadores de la Benemérita Escuela Nacional de Maestros (BENM) y de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) destacaron que "muchas de las demandas de organizaciones empresariales, como Mexicanos Primero, están incluidas, entre ellas establecer una profunda fiscalización del maestro y erradicar toda injerencia del gremio magisterial en la agenda educativa".
Entrevistados por separado, Óscar Cortés, profesor de la BENM, y Marcelino Guerra, de la UPN, expertos en el sistema educativo nacional, coincidieron en señalar que las propuestas normativas del gobierno federal "retoman una visión de la evaluación, donde lo que se busca es la medición de logros educativos mediante exámenes estandarizados, pues se soslaya que la educación es un proceso social que no responde a parámetros de calidad empresariales".
En contraste, Marisol Silva, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana (UIA), afirmó que las nuevas normas "cumplen con el ofrecimiento y compromiso de no desarrollar procesos punitivos, sino centrar la evaluación con miras a reforzar la calidad".
Guerra, por su parte, señaló que las tres iniciativas de ley, que podrían discutirse en el segundo periodo extraordinario de sesiones de ambas cámaras legislativas del 21 al 23 de agosto, "crean un nuevo entramado de sanciones hacia los maestros, y limitan gravemente sus derechos laborales".


Cumplimiento "punto por punto"

Pese a que en las nuevas propuestas normativas se emplea un "lenguaje incluyente, donde se destaca el papel de la autonomía escolar y la búsqueda de una evaluación integral, el verdadero trasfondo es muy distinto, pues en el detalle de sus artículos se puede entrever que no hay tal aplicación de esos conceptos; se trata de un uso perverso de estas propuestas, porque en realidad se busca recuperar el control total y jerárquico de los centros escolares".
Cortés destacó que las nuevas leyes secundarias son "casi punto por punto una lista de deseos cumplidos de las demandas de Mexicanos Primero y los sectores empresariales. Ahí está el control total del maestro, el despido sin derechos laborales, la ausencia total de su defensa legal y sindical, pero sobre todo se sigue culpando al maestro de todo".
Advirtió que una verdadera evaluación integral "debería iniciar por una revisión completa del sistema educativo nacional y reconocer lo que no ha funcionado, consecuencia en gran medida, de una política pública fallida".

® Derechos Reservados. Artículo y fotos originalmente publicados en La Jornada.

20 de mayo de 2013

Pide Sylvia Schmelkes desmitificar evaluación de maestro

La falta de definición en la forma en que se evaluará a los profesores justifica en cierta medida la incertidumbre que ha generado en el gremio, reconoció Sylvia Schmelkes del Valle, presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), pero pidió a los maestros no alarmarse.
La también directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana, reiteró la necesidad de desmitificar la idea de que un examen de opción múltiple definirá el futuro laboral de los docentes mexicanos.
“El esfuerzo de la reforma educativa, reiteró, busca convertir a los maestros en profesionales y ayudarlos a que asuman una opinión clara de la marcha del sistema educativo nacional, que defiendan sus derechos laborales y establezcan un propio código de ética, así como las condiciones para ser parte de su sindicato”, planteó.
Esta evaluación, que busca identificar las fortalezas y las debilidades de los profesores, es un elemento necesario de la reforma educativa, pero no será el único para lograr las mejoras que México necesita en la materia, subrayó en un comunicado la también ganadora del Premio Mundial de Ciencias Eureka 2012-2013.
“La calidad no es un punto de llegada, sino un proceso de mejora continua”, señaló la académica, quien precisó que serían necesarias varias evaluaciones, y sus respectivos procesos de retroalimentación (sin resultados positivos), para que un maestro viera afectada su estabilidad laboral.
Por otro lado, aseguró que uno de los principales problemas que enfrenta la educación en México se encuentra en secundaria y bachillerato, ya que estos niveles padecen una “falta de relevancia” para los jóvenes, quienes no la encuentran útil, atractiva, interesante o cercana a sus aspiraciones.
Al respecto, Pedro Flores Crespo, investigador del INIDE, subrayó que mientras en 2001 habían 14 millones de jóvenes sin terminar sus estudios de secundaria, para 2011 la cifra fueron 16.4 millones de jóvenes.
Este rezago, dijo, es parte de los 33 millones de personas analfabetas que no han terminado la educación básica en México.
Por otro lado, Flores Crespo señaló que a pesar de toda la propaganda que reciben las tecnologías de la información, éstas no son indispensables para aprender, pues los maestros tienen a la mano otros recursos que les permitan aumentar la capacidad intelectiva de sus alumnos.
De esta forma, invitó a “no hacer un fetiche de estas herramientas de apoyo”, ya que, según él, este discurso es promovido por las empresas que ven en el nexo de la educación y la informática un “negocio jugoso”.

® Derechos Reservados. Fuente: Notimex

14 de mayo de 2013

INEE: Retos y visión de futuro

Por Pedro Flores Crespo*
No pocos actores asumen que el cambio educativo ocurrirá cuando “el gran proyecto nacional” baje a la tierra y todos, sin chistar, veamos lo mismo que el redentor. Otros aseguran que la educación de este país no puede ser de “calidad” si no se promueven e inculcan “valores” en las niñas, niños y jóvenes. En el otro extremo de la geometría política, se ubican los que creen que hay que aumentar el gasto público en educación para que ésta opere como si fuera la de Finlandia, Corea o Japón. Algunos otros —los menos— han creído que el conocimiento científico y la técnica es el factor primordial para guiar el curso de la vida escolar y la política pública.
Sobre esta pluralidad de visiones se han conformado las políticas públicas en educación de los últimos años y es muy probable que así siga ocurriendo a medida que la democracia se expande y la renovación generacional toma lugar. Dentro de este escenario fue que surgió el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que en días pasados vio constituida su Junta de Gobierno. El Senado de la República eligió y votó a cinco académicos de reconocida trayectoria para que guiaran las acciones del Instituto que forma parte del marco institucional de la transición democrática, el cual, sospecho que pocas veces se ha comprendido a cabalidad.
Dentro de esta nueva realidad, el INEE enfrenta al menos tres grandes retos. El primero es de naturaleza política, el segundo de índole organizacional y el tercero es técnico. Sobre el reto político diría que ante la dispersión de poder que produjo la democratización, es necesaria una nueva forma de interrelacionarse políticamente con otros actores. La evidencia ha mostrado que un solo actor —por más poderoso que éste sea— es incapaz de impulsar el cambio educativo que todos los miembros de una sociedad demandan. Si bien el INEE goza de autonomía constitucional, ahora tendrá que consolidarse hacia adentro para poder fortalecer su “autonomía orgánica” y así encarar las presiones de actores políticos a los que la transparencia y la objetividad les incomoda. Si el INEE sabe cómo establecer relaciones de cooperación sustentables con otros participantes de política, se hallanaría el camino hacia un cambio educativo distinto.
Con respecto al desafío organizacional diría que el INEE no solamente opera como una agencia de evaluación independiente que diseña y aplica pruebas y exámenes. Es más que eso. Es una organización técnica y especializada que tendrá entre sus responsabilidades más importantes impulsar la consolidación del Sistema Nacional de Evaluación Educativa. Este sistema tendrá que conjuntar a todas las instancias procesos y procedimientos de evaluación existentes en un país que se dice federalista. ¿Se dejarán convencer los gobernadores de que no deben, por el bien de los niños, ceder a presiones de determinados grupos?
Al INEE recurrentemente se le presiona para que los resultados de las pruebas de logro escolar que aplica, así como los indicadores educativos que elegantemente desarrolla, sirvan para generar “políticas” como si el dato pudiese traducirse en una acción concreta. Esto, aparte de irreal, implica una severa equivocación. Ligar el dato con la toma de decisiones política y la gestión escolar raramente es una acción lineal y directa. Se requieren, por lo tanto, de nuevas formas de organización para hacer que el conocimiento generado por el INEE sea aprovechado al máximo por las escuelas y sobre todo, por los sistemas educativos de las 32 entidades federativas.
Si el INEE desea construir una voz fundada sobre lo que funciona dentro de las escuelas, tendrá entonces que meditar si conviene crear una división de evaluación de políticas y programas educativos que emplee técnicas de medición de la efectividad de éstos y articule esfuerzos. ¿Qué intervención escolar o programa educativo contribuye en mayor grado a elevar el aprendizaje significativo de los estudiantes? Esta pregunta podría ser respondida por el INEE y promover así un enfoque pragmático de las políticas. Lógico, esto en un contexto altamente ideologizado como el mexicano esto sonará a herejía, aunque no por ello se tendría que cancelar la pluralidad de enfoques para evaluar y juzgar el desempeño global del Sistema Educativo Nacional.
El tercero y último reto es el técnico. ¿Lo que se mide con las pruebas de logro escolar es lo importante? ¿Cómo sabemos que los conocimientos y habilidades de los jóvenes les sirven para lidiar y dirigir su vida como ellos desean y valoran? ¿Está relacionada la riqueza económica de un estado con su “buen” desempeño educativo? ¿Qué entidad invierta más y logra mejores resultados? ¿Cómo capturar las diversas competencias de los docentes, por medio de un examen que debe poseer la capacidad de hacer comparaciones? Estas son algunas preguntas que mi juicio el INEE, en su nueva etapa, podría responder para poder encauzar su labor en un contexto crecientemente democrático y complejo. El rigor técnico no va a prevenir al INEE de la presión política y hay que estar atentos para defender a esta institución con los recursos civiles, sociales y legales a nuestro alcance.
Son grandes los retos que el INEE va a enfrentar en esta nueva etapa política de México. Pero de esa medida también son las oportunidades que se le plantean. La mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del INEE aseguran autonomía, experiencia y una gestión efectiva. Estaremos pendientes de las primeras acciones que tomen, mientras tanto, me congratulo de que el gremio de las y los investigadores educativos tome en sus manos la responsabilidad pública de construir las políticas educativas de México.


Pedro Flores Crespo es Doctor en Política por la Universidad de York, investigador y académico del  Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (UIA): pedro.flores@uia.mx. Síguelo en Twitter: @flores_crespo. 

Originalmente publicado en Campus Milenio

13 de mayo de 2013

Junta de Gobierno del INEE presenta los principios que orientarán su acción

Los cinco integrantes de  la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación ofrecieron el pasado 9 de mayo una conferencia de prensa, en la cual su Presidenta, maestra Sylvia Schmelkes del Valle, dio lectura a un documento elaborado por ellos, en el cual se establecen los cuatro principios que orientarán la tarea del INEE y sus primeras acciones como instituto autónomo.


Según lo establece la fracción IX del artículo tercero constitucional, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) tiene un nuevo mandato: evaluar la calidad, el desempeño y los resultados del sistema educativo nacional en la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.  En este marco, se otorga al Instituto autonomía constitucional.
Esta autonomía es un paso muy importante para la evaluación del sistema educativo nacional, que facilitará su desarrollo y el diálogo con diferentes actores interesados en la educación, así como con las autoridades educativas. La autonomía también fortalece la capacidad de decisión del Instituto sobre las evaluaciones que juzgue relevantes para valorar el estado que guarda la educación obligatoria, pero sobre todo, para las que estime pertinentes para la mejora educativa.
Con la autonomía del INEE se inaugura una nueva forma de gestión institucional al establecer una Junta de Gobierno que actuará de manera colegiada en la toma de decisiones sobre la conducción de los trabajos del Instituto.

1.    Cuatro principios orientan la acción
a)    El Derecho a la Educación es uno de los derechos fundamentales del ser humano y está establecido en los artículos primero y tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.  El derecho de todos a la educación significa el derecho a recibir una educación que sea de calidad, pertinente y equitativa porque promueve el desarrollo integral de cada persona.  La educación está fincada en el valor de la democracia y en el conocimiento. Se trata de que todos reciban la educación que les permita aprender a vivir una vida digna. Por ello, el desarrollo de aprendizajes es esencial para este propósito. El derecho a la educación debe traducirse en el derecho a aprender.  Es obligación del gobierno hacer valer este derecho.
La evaluación educativa se centrará en valorar que este derecho se cumpla para todos los niños, jóvenes y adultos del país.
Es insoslayable afirmar que la equidad es un componente sustancial de la calidad de la educación. No se puede decir que tenemos un sistema educativo de calidad si éste es inequitativo.  Vigilar el cumplimiento del derecho a la educación implica también constatar que las brechas que separan los logros educativos de los diferentes sectores poblacionales se vayan cerrando.
Será especialmente relevante definir indicadores que permitan asegurar el ejercicio pleno del derecho a la educación, y que también faciliten a la sociedad exigirlo.  La sociedad mexicana deberá observar un mejoramiento constante en estos indicadores.
b)    La evaluación educativa tiene como fundamental propósito el mejoramiento de los procesos y resultados educacionales. Contribuye a identificar y dimensionar los problemas, así como a entender sus causas. Proporciona información útil para la toma de decisiones sobre los procesos educativos que permitan combatir las causas y resolver los problemas. La evaluación por sí misma NO mejora la calidad de la educación.
De ahí la importancia que el INEE tenga la encomienda constitucional de emitir directrices sustentadas en información técnicamente sólida que orienten el cambio educativo.  Por ello, se impulsará la evaluación que permita apuntalar los procesos de mejora.
                                       
c)    La diversidad de realidades, culturas y lenguas que existen en el país es sin duda una de sus mayores riquezas. El Instituto tomará en cuenta esta diversidad a fin de no permitir que la evaluación opere como una fuerza homogeneizadora, sino que por el contrario, recupere, aliente y potencie esta riqueza con el fin de lograr la mejor educación para todos.
Existen propósitos educativos comunes a toda la población nacional, pero también los hay propios de los diferentes sectores poblacionales y de los diversos grupos culturales y lingüísticos, que deberán ser considerados en las acciones de evaluación desde el Sistema Educativo y hasta el aula de clases.
El Instituto no dejará de insistir enfáticamente que la diversidad y la desigualdad son fenómenos distintos: la desigualdad debe combatirse, la diversidad habrá de alentarse
d)    Evaluar supone definiciones de cómo debe ser, idealmente, el objeto que se está evaluando.  Buscaremos que las definiciones de los referentes de cada evaluación, no sólo sean claras sino que se construyan de manera conjunta con los diferentes actores involucrados.

2.    Primeras acciones del INEE autónomo
El INEE define prioridades que se derivan de la encomienda constitucional, esto es:
a)    Coordinar el Sistema Nacional de Evaluación Educativa.  Ello implica en primer lugar conocer lo que se hace y lo que falta por hacer en materia de evaluación educativa.  Revisar la suficiencia y solidez técnica de las evaluaciones, así como las consecuencias que de ellas se derivan.  De ahí se desprenderá una propuesta de distribución de funciones y de coordinación informativa y técnica, que evite duplicidades y promueva complementariedades.
b)    Evaluar los componentes del sistema educativo nacional en lo que toca a la Educación Básica y la Educación Media Superior.  En este sentido, el INEE tiene dos líneas de acción: Realizar evaluaciones del sistema educativo y emitir lineamientos para éstas y para las evaluaciones que realicen las autoridades educativas federales y estatales.
c)    El docente es un factor fundamental del sistema educativo, porque de él depende una parte significativa de lo que ocurre en el aula de clases.  Por eso, el Instituto dará especial atención a la evaluación docente y a la construcción de lineamientos para realizar la evaluación de los docentes que les corresponde a las autoridades educativas en el ámbito de sus competencias.
Bajo el entendimiento de que la principal función de la evaluación docente es el mejoramiento, ésta deberá recomendar a las autoridades educativas cómo mejorar los conocimientos y la práctica docente de los profesores, así como los apoyos necesarios para lograrlo.
La evaluación docente requiere definir lo que en nuestro sistema educativo se entiende por un buen maestro. En congruencia con nuestro principio de respeto a la diversidad, el énfasis en una primera etapa estará en identificar las características que debe tener todo docente, en el entendido de que hay características específicas adicionales que deben tener los docentes que atienden a la diversidad de poblaciones y que se responsabilizan de la enseñanza de las diversas disciplinas.  Clarificar las características que debe tener todo buen maestro permitirá definir criterios para la evaluación, así como los niveles de logro que distingan diferentes dominios de la profesión docente.  Esta definición habrá de construirse mediante un proceso de reflexión y análisis con autoridades educativas,  con diferentes actores interesados en la educación y, por supuesto, con docentes de todo el país, que atienden a diferentes poblaciones, que trabajan en diferentes niveles y modalidades educativas de la educación obligatoria. Además, la evaluación docente  tomará en cuenta el contexto y las condiciones de trabajo en que se desempeñan los profesores. 
Con estos elementos el Instituto podrá  “expedir los lineamientos a los que se sujetarán las autoridades educativas federal y locales para llevar a cabo las funciones de evaluación que les corresponden” en materia de evaluación de docentes, de conformidad con lo que establece el artículo tercero constitucional.
d)    Durante el presente año, el Instituto llevará a cabo los proyectos comprometidos en su programa anual de trabajo.
Además, las nuevas tareas planteadas al Instituto, le exigirán, entre otras muchas cosas, una revisión de su estructura organizacional acorde a lo que en su momento establezca la legislación correspondiente.

3.    La mirada a futuro
Otros componentes del Sistema Educativo Nacional que también habrán de considerarse para ser evaluados, incluyen entre otros a: rasgos de la función directiva escolar, el desempeño de los programas educativos que operan en las escuelas de educación básica y educación media superior, la pertinencia del currículum,  el funcionamiento de diferentes modalidades en las que se divide la atención a la población, así como los alcances de las políticas educativas.  Será necesario realizar un ejercicio de jerarquización de estas  necesidades de evaluación e integrarlas en el Sistema Nacional de Evaluación.
La definición más precisa de las actividades del INEE y de sus plazos depende, entre otros factores, de la legislación secundaria que se discute en el poder legislativo relativa a las reformas necesarias a la Ley General de Educación, la Ley General del Servicio Profesional Docente y la Ley del INEE. 

* Derechos reservados. Originalmente publicado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE)

Evaluación de maestros no debe ser estandarizada: Sylvia Schmelkes

La presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes, aseguró que para que se realice una evaluación justa de los maestros, ésta no se debe centrar en un solo examen estandarizado, sino que se necesitan un conjunto de instrumentos.
“Uno de los problemas es la diversidad de escuelas, de maestros, de condiciones de trabajo, y no se puede con un mismo instrumento valorar a todos”, afirmó la presidenta del INEE en entrevista con Sergio Sarmiento en Radio Red.
Schmelkes aseguró que un solo instrumento estandarizado es incapaz, por sí solo, de mostrar la situación de los docentes.
“La evidencia internacional nos muestra que una evaluación justa de los docentes no se puede centrar en un sólo examen estandarizado, que a los maestros se les conoce por su práctica, y un evaluación tiene que incluir necesariamente observación de su práctica. También hay otros jueces del trabajo de los maestros como son los alumnos, los padres de familia las comunidades, el director”, dijo.
Por ello, sostuvo que para realizar una evaluación justa de los profesores se necesitan un conjunto de instrumentos, “una visión más holísitica de cómo se desempeñan los maestros en su contexto específico”.
Sylvia Schmelkes consideró que lo que se debe evaluar es la capacidad de los maestros para mejorar.
“Tiene que ser una evaluación dinámica que tiene que poner a prueba al maestro en su capacidad de mejorar, pero dándole los apoyos para que pueda mejorar su práctica, eso es algo que le corresponde al sistema educativo hacer”, señaló.
Destacó que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación debe tener una mejor forma de medir las evaluaciones.
“Cada vez que hablo con expertos sobre el tema me doy cuenta que no es tan fácil como sólo aplicar un examen.
“Una de las labores importantes del INEE es la coordinación de un sistema nacional de evaluación educativa que implica la evaluación de todos sus componentes, implica la evaluación de programas, de políticas y su funcionamiento”, afirmó la investigadora.

® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Milenio

3 de mayo de 2013

¿Quién es Sylvia Schmelkes? Trayectoria y logros de la nueva directora del INEE


Nacida en el Distrito Federal (1948), Sylvia Irene Schmelkes del Valle es licenciada en Sociología con Maestría en Investigación Educativa, ambas por la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México.
Con más de 40 años de experiencia en investigación educativa, Sylvia Schmelkes inició   su trayectoria Centro de Estudios Educativos (CEE), del que fue directora académica entre 1984 y 1994. De esa fecha al 2001, fue profesora-investigadora titular del Departamento de Investigaciones Educativas del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (CINVESTAV) del Instituto Politécnico Nacional. Fungió como asesora del Secretario de Educación Pública de 1996 al 2000. En 2001 fundó la Coordinación General de Educación Intercultural y Bilingüe de la SEP, de la cual estuvo al frente hasta abril de 2007. De 2008 a 2013, estuvo al frente del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México. Actualmente, Sylvia Schmelkes forma parte de la Junta de Gobierno de Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), en el que fungirá como directora durante un periodo de cuatro años (2013-2017).
Schmelkes ha realizado investigación en el campo de la educación de adultos y de la calidad de la educación básica, educación intercultural y educación valoral.  Ha publicado más de un centenar de trabajos, entre libros y artículos.  En 1998, recibió el premio nacional María Lavalle Urbina. En 2003, recibió el premio Tlamantini, por trayectoria en educación. Presidió la Junta de Gobierno del Centro de Investigación e Innovación Educativas de la OCDE de marzo de 2002 a mayo de 2004. Recibió la medalla COMENIO, otorgada por el Ministerio de Educación, Juventud y Deporte de la República Checa y por la UNESCO, en noviembre de 2008. En 2012 fue galardonada con el Premio Mundial de Ciencias Eureka 2012-2013, otorgado por el Consejo Mundial de Académicos Universitarios, en el marco de la 3ra. Bienal Mundial Educación, Estimulación y Motricidad Infantil. Sylvia Schmelkes es Investigadora Nacional Nivel III.




2 de mayo de 2013

Nombran a Sylvia Schmelkes presidenta del INEE

La Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación nombró a la maestra Sylvia Schmelkes presidenta por 4 años.
La Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) nombró a la maestra Sylvia Schmelkes del Valle como presidenta de este instituto por cuatro años.
El INEE informó en Twitter y en su página oficial el nombramiento de Schmelkes, socióloga e investigadora de la Universidad Iberoamericana.
La Junta de Gobierno del instituto está compuesta además por los comisionados Margarita María Zorrilla Fierro, Eduardo Backhoff Escudero, Teresa Bracho González y Gilberto Ramón Guevara Niebla.
Los comisionados del INEE, que tomaron posesión este martes, votaron por unanimidad que Schmelkes presida la institución.
 
® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Milenio

26 de abril de 2013

Avala el Senado a los 5 comisionados del INEE

Por Omar Brito y Angélica Mercado*
El pleno del Senado aprobó por mayoría la designación de Margarita Zorrilla, Eduardo Backoff, Teresa Bracho, Gilberto Guevara Niebla y Silvia Irene Schmelkes como comisionados del nuevo Instituto Nacional de Evaluación de la Educación.
Por mayoría calificada, dos terceras partes de los 128 senadores que integran esta cámara, los legisladores ratificaron los cinco nombramientos que envió el presidente Enrique Peña Nieto.
Por siete años ocupará su cargo Sylvia Irene Schmelkes del Valle, quien cuenta con una amplia obra sobre calidad de la educación. Tiene una licenciatura en Sociología con maestría en Investigación y Desarrollo de la Educación por la Universidad Iberoamericana y fundó la Coordinación de Educación Intercultural y Bilingüe en la SEP.
Por 94 votos, y por un periodo de cinco años estará Margarita María Zorrilla Fierro, quien tiene 50 años de edad. Fungió como presidenta del Consejo Mexicano de Investigación Educativa y fundadora del Consejo Técnico del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.
Estudió la licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad de Monterrey y doctorado en Educación, con énfasis en el diagnóstico, medida y evaluación de la intervención educativa.
En ese mismo periodo también será comisionado del INEE Eduardo Backhoff Escudero, quien logró 92 votos.
Cuenta con 62 años, estudió la licenciatura en sicología por la UNAM, fue fundador y director del Instituto de Investigación y Desarrollo Educativo y director de Prueba y Medición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, maestro en Educación por la Universidad de Washington y doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad Autónoma de Aguascalientes.
Con 87 votos, para un periodo de seis años, estará Gilberto Ramón Guevara Niebla. Es licenciado en Biología y maestro en Ciencias por la UNAM. Tiene 68 años. Fue director del Instituto Mexicano de Investigaciones Educativas y es director del Centro de Investigación Educativa y Actualización de Profesores.
Ocupó distintos cargos en la UAM Xochimilco, fue subsecretario de Educación Básica y asesor del secretario de Educación Pública durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.
También estará como comisionada durante 6 años la licenciada en Comunicación Social y doctora en ciencias Sociales por el Colegio de México, Teresa Bracho González, con 58 años de edad.
Ha sido profesora-investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas, así como del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Harvard. Ella logró 88 votos.
Fue miembro fundador y presidenta del Consejo Técnico del Instituto Nacional para la Evalución de la Educación.

® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Milenio

25 de abril de 2013

Definen a los 5 comisionados del INEE que votará el Senado

Por Omar Brito y Angélica Mercado*
Margarita Zorrilla, Eduardo Backoff, Teresa Bracho, Gilberto Guevara Niebla y Sylvia Irene Schmelkes están en el dictamen que se espera sea votado este jueves por el pleno.
La Comisión de Educación del Senado tiene listo el dictamen en el que propondrá ante el pleno a Margarita Zorrilla, Eduardo Backoff, Teresa Bracho, Gilberto Guevara Niebla y Sylvia Irene Schmelkes como comisionados del nuevo Instituto Nacional de Evaluación de la Educación.
Luego de que los 15 candidatos a la Junta de Gobierno del INEE comparecieron ante el pleno de esa cámara, la comisión en la materia entrevistó a cada uno para acreditar su idoneidad para ser parte del organismo, y determinó los cinco nombres que tendrán periodos escalonados.
Por siete años será propuesta Sylvia Irene Schmelkes del Valle, quien cuenta con una amplia obra sobre calidad de la educación.
Tiene licenciatura en Sociología con maestría en Investigación y Desarrollo de la Educación por la Universidad Iberoamericana y fundó la Coordinación de Educación Intercultural y Bilingüe en la SEP.
Para cinco años, se encuentra Margarita María Zorrilla Fierro, quien tiene 50 años de edad. Fungió como presidenta del consejo Mexicano de Investigación Educativa y fundadora del Consejo Técnico del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.
Estudió licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad de Monterrey y doctorado en Educación, con énfasis en el diagnóstico, medida y evaluación de la intervención educativa.
Por ese mismo periodo también fue propuesto Eduardo Backhoff Escudero. Tiene 62 años, estudió la licenciatura en Sicología por la UNAM, fue fundador y director del Instituto de Investigación y Desarrollo Educativo y director de Prueba y Medición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, maestro en Educación por la Universidad de Washington y doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad Autónoma de Aguascalientes.
Para integrar el INEE por seis años, aparece Gilberto Ramón Guevara Niebla. Es licenciado en Biología y maestro en Ciencias por la UNAM. Tiene 68 años, fue director del Instituto Mexicano de Investigaciones Educativas, es director del Centro de Investigación Educativa y Actualización de Profesores.
Ocupó distintos cargos en la UAM Xochimilco, fue subsecretario de Educación Básica y asesor del secretario de Educación Pública durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.
También para seis años está propuesta la licenciada en Comunicación Social y doctora en Ciencias Sociales por el Colegio de México, Teresa Bracho González, con 58 años. Ha sido profesora-investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas, así como del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Harvard.
Fue miembro fundador y presidenta del Consejo Técnico del Instituto Nacional para la Evalución de la Educación.
Se espera que este jueves sea votado por el pleno, con lo quedaría conformado el instituto que se encargará de la evaluación integral de la educación en México.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Milenio

18 de abril de 2013

Entrevista a Sylvia Schmelkes, candidata a junta de gobierno del INEE (Milenio)



® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Campus Milenio.

Autonomía del INEE detonará calidad educativa

Por Héctor Rojas Martínez*

Anclar los cambios constitucionales en materia educativa a una práctica que mejore la calidad de los aprendizajes escolares, dependerá de la forma y los términos en los que queden asentadas la nueva Ley de Servicio Profesional Docente y la Ley que regule al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), así como los cambios a la Ley General de Educación (LGE).
El 26 de agosto es la fecha límite para que los asambleístas mexicanos concluyan esta empresa legislativa: aprobar dos iniciativas de ley nuevas, y reformar la LGE, aseguró en entrevista con Campus Milenio, el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet.
Mientras tanto, las ternas, los quince candidatos a asumir uno de los cinco puestos de que dirigirán la Junta de Gobierno del INEE, ya están preparados; la Secretaría de Educación Pública (SEP), seleccionó, a través de una encuesta a 400 especialistas mexicanos, de los cuales respondieron 250.
Quiénes fueron los que contestaron, hasta el momento no se sabe su nombre ni su institución de procedencia, aunque el secretario de Educación, Emilio Chuayffet se comprometió a publicar, en próximos días, estos nombres.
De tal modo, el gobierno de Enrique Peña Nieto, envió al Senado de la República las ternas con el nombre de los 15 candidatos a integrar alguno de los cinco puestos disponibles en la Junta de Gobierno del INEE.
Para investigadores como Carlos Mancera, la autonomía constitucional con la que trabajará el INEE, cambiará totalmente la forma de hacer las cosas en el servicio educativo.
Para académicas como Sylvia Schmelkes, esta autonomía no sólo tendrá que ser de la SEP, sino de cualquier otra fuerza partidaria o gremial dentro o fuera del sistema educativo, dicha autonomía, será fundamental para el buen desarrollo del INEE, aseguró la académica de la Universidad Iberoamericana (UIA), casa de estudios que aportó tres investigadores, para conformar las ternas del INEE, a través del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE).
Entrevistado por separado, el académico emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ángel Díaz Barriga, advirtió modificaciones en la forma de evaluar, a través de la planeación y el nuevo proyecto del INEE autónomo.
Dentro de las responsabilidades de este instituto que tendrá una autonomía similar a la del IFE o el Banco de México; entre otros actores educativos, tendrá que evaluar a los maestros; de acuerdo con Díaz Barriga de una forma integral y no “únicamente” con exámenes estandarizados; al comprender que, la mejora en el proceso educativo, se da con la buena formación de los maestros, así como ambientes óptimos para el aprendizaje, no sólo con la evaluación, la cual, es estructuralmente importante.
Para Shcmelkes, uno de los planteamientos que se advierten relevantes en la reforma a la LGE, es el “ensamble” que el INEE y la SEP tendrán que hacer para que, a partir de la evaluación a los docentes, la dependencia educativa pueda formar mejores maestros, es decir, la evaluación tendrá que estar completamente orientada a la formación.
En cuanto a la evaluación de los alumnos, el investigador Ángel Díaz Barriga, señaló la necesidad de “racionalizar el sistema de pruebas” del sistema educativo mexicano y dejar que se aplique una sola prueba anual a los alumnos, en vez de Enlace, Pisa, Excale, etc… el año en el que se aplique Pisa, que no se someta a los alumnos a la prueba nacional” .
De hecho, para Díaz Barriga, la prueba Enlace tendría que desaparecer, debido a que genera vicios y desvirtúa la práctica de los docentes. Asimismo, para Sylvia Schmelkes, esta prueba debería modificarse; principalmente dejar de asociarla al estímulo económico de los docentes.
Tanto Schmelkes como Díaz Barriga, son dos de los 15 académicos candidatos a dirigir el INEE, entre los que destacan, además Benilde García Cabrero (UNAM), Lorenza Villa Lever (UNAM) y Margarita Zorrilla Fierro (UAA). Así como Eduardo Backhoff Escudero (UABC), Pedro Alejandro Flores Crespo (UIA).
También Teresa Bracho González (Flacso), Tiburcio Moreno Olivos (UAM) y Carlos Muñoz Izquierdo (UIA); así como Gilberto Guevara Niebla (UNAM), Mario Rueda Beltrán (actual director del INEE) y Felipe de Jesús Tirado Segura (UNAM).

El servicio profesional de carrera docente
En la nueva Ley de Servicio profesional de carrera docente, quedaran establecidos los lineamientos para el ingreso, permanencia y promoción de los docentes mexicanos, de tal forma que sean los mejores aspirantes los que ingresen al sistema educativo y se asegure la calidad de los maestros en servicio, reconociéndolos por su mérito en el desempeño de su tarea educativa, es el espíritu que de la Reforma Educativa, según ha reiterado la SEP.
Lo anterior, quiere decir que a pesar de que se buscará una evaluación formativa, los legisladores, tendrán que encontrar los mecanismos para además de estimular al maestro que salga bien evaluado, establecer las sanciones para aquel maestro que obtenga de forma reiterada malos resultados en sus evaluaciones, ha reconocido el presidente de la comisión de Educación del Senado, Juan Carlos Romero Hicks.
Para ello, se tiene que trabajar de manera conjunta con el gremio magisterial, pues el tema de sus derechos laborales es un tema muy delicado, advirtió en entrevista el senador por el estado de Guanajuato.
Una de las propuestas que Sylvia Schmelkes y Carlos Mancera, elaboraron y que en su momento la SEP desechó, era una evaluación a través de visitas a los centros escolares donde especialistas hicieran un diagnóstico in situ, así como la realización de un examen y entrevistas con alumnos y padres de familia sobre el desempeño de los maestros.
Luego de obtener un diagnóstico de los maestros en servicio, se delineaba un trayecto formativo para cubrir las áreas de oportunidad de los docentes y después de tres años, se les volvía a evaluar; si esta evaluación no era aprobada por los maestros en más de dos ocasiones, entonces, se desplazaba al maestros del servicio educativo.
En este sentido, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), se ha pronunciado por una evaluación integral y que no tenga fines punitivos.
Por su parte el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se ha manifestado “a favor de la Reforma Educativa que concilie la mejora de la calidad de la enseñanza con el respeto a sus condiciones laborales y profesionales”.
Actualmente, de acuerdo con la SEP, el Sistema Educativo Nacional (SEN), trabaja con 35 millones 249 mil 571 alumnos, así como un millón 858 mil 871 maestros y directores de todos los niveles educativos.

® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Campus Milenio.